lunes, 19 de mayo de 2008

Camote de puebla (batata)


Sin duda la mejor forma de definir el rico y variado festín de golosinas que se elaboran en Puebla, México, es con la frase "inspiración angelical".

Según dice una leyenda, el dulce de camote nació gracias a una novicia alegre y juguetona que propuso el bocadillo para molestar a las demás monjitas de su congregación.

Un alto jerarca de la Iglesia iba a visitar el convento y la madre superiora quería agasajarlo con una comida y un postre especial.

En ese entonces, la mayoría de los conventos eran muy pobres y es sabido que las familias adineradas les obsequiaban alimentos para el sustento de las monjas. El camote era un ingrediente muy barato, que consumían las religiosas mañana, tarde y noche.

La propuesta de la novicia juguetona sonó como una ironía. ¡Cómo darle camote al invitado especial!, pero su idea no fue del todo descabellada. Tenían mucho camote en la despensa, y al distinguido visitante le encantó el postre. Lo demás es historia…

El dulce de camote es hoy día uno de los más populares. Al principio se servía como un postre de platón, pero luego adquirió forma de rulito y en la actualidad se consiguen en pequeños envoltorios de papel encerado, con diferentes colores y sabores y hasta nombres escritos.



Ingredientes:

1 kilo de camote (Batata)
1 kilo de azúcar,
¼ lt. de agua,
5 gotas de esencia de limón o naranja,
1 pizca de colorante vegetal verde o naranja.

Procedimiento:

Se cuecen en agua los camotes(batatas). Se retiran y se pelan, se aplastan hasta formar una masa. Se disuelve el azúcar en 1/4 lt. de agua, se pone en fuego lento hasta hacer un almíbar, que se desespuma. Se mezcla el almíbar en la pasta de camote y la masa obtenida se pasa por un tamiz. Se vierte en una cacerola y se hace hervir, agitando con una cuchara de madera. Se mantiene el hervor hasta que la masa quede solo ligeramente pegajosa.

Se deja enfriar un poco, se le agregan la esencia y el colorante y se revuelve hasta homogenizarlo todo se extiende la pasta sobre una superficie plana y se deja enfriar. Con la masa ya fría se forman a mano los camotitos, se envuelven en azúcar molida y se dejan secar. Cuando ya están algo secos, pueden envolverse con papel parafinado.

1 comentario:

  1. Recomiendo revisar el siguiente trabajo realizado por estudiantes de la ESPOL:

    DSPACE ESPOL - CACAO

    gracias

    ResponderEliminar

Favor de enviarnos su correo electronico (email) de lo contrario no podemos contestar sus dudas.