lunes, 14 de diciembre de 2009

Lechón a la Varita estilo puertorriqueño

De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra lechón se usa para describir a un cerdito sin destetar. Sin embargo, tanto en Puerto Rico como en muchos países de habla hispana en el Nuevo Mundo, la palabra lechón trae recuerdos de los días festivos de antaño, cuando se asaban cerdos enteros sobre carbón encendido.

El puerco, cerdo, marrano, chancho, tan denostado por vegetarianos y dañino para las personas con alto colesterol y presión o tensión alta, pero tan rico y exquisito a la vez. En Puerto Rico se prefiere asado en vara, pero también si es de lechonera de carretera y servido con un trozo de "cuerito", esa sabrosa y crujiente piel tostada de aspecto caramelizado que dispara los triglicéridos a mil.

El sabor de un buen lechón asado consiste en la combinación ligeramente ahumada de la carne, jugosa y sabrosa, y de la piel tostada y crujiente (“el cuerito”) con un complemento robusto de ajo, orégano, sal, pimienta y, frecuentemente, aceite de achiote.



Ingredientes:

- Un cerdo de 100 libras (45 kilos)aproximadamente. Cuando hagas tu pedido al carnicero, indícale que deseas el cerdo entero, limpio y sin viseras, y que le deje el rabo, las orejas y las patas o manos. Que sea un corte limpio por el centro y hasta el cuello, dejando la cabeza intacta.

Ingredientes para el sazón para un cerdo de 100 libras (45 kilos):

- 2 tazas Ajo machacado
- 1 taza orégano seco
- 1 taza pimiento negra
- 3/4 taza sal
- 7 tazas aceite de achiote

Preparación:

Para preparar el aceite de achiote necesitaremos por cada taza de aceite 2 cucharadas de semillas de achiote, annatto o bija las cuales calentaremos en una sartén a fuego mediano hasta que las semillas comiencen a sofreírse con cuidado de no sobrecalentar, retiramos del fuego dejaremos refrescar. Pasamos por un colador retirando las semillas y quedándonos con el aceite resultante que mantendrá todo el color rojizo de las semillas.

Mezclamos junto a los demas ingredientes en una licuadora dos días antes de adobar nuestro cerdo y lo refrigeramos.

Preparamos el cerdo utilizando agua caliente y hojillas de afeitar dándole una reposadita al cerdo quitándole todos los pelillos que se le haya pasado al carnicero. Lavamos el cerdo por todos lados con agua y luego con vinagre y secamos bien. Haremos unos cortes pequeños a la carne para facilitar que entre la sazón. Sazonaremos bien el cerdo por dentro y por fuera. Lo mejor es sazonarlo 24 horas antes.

Colocamos la vara al cerdo y lo ataremos utilizando el alambre. Nos aseguramos que este bien atado a la barra de acero y que la misma aguante el peso.

Podemos construir un buen asadero para nuestro cerdo, utilizando bloques de cemento. Necesitaremos unos 50 bloques. Pondremos 4 filas de alto con 4 columnas de largo por 2 columnas de ancho, dejando un bloque o dos sin poner en la parte más angosta para ir añadiendo carbón de ser necesario. Taparemos nuestro lechón con planchas de zinc o similares para mantener el calor dentro.

Pondremos una capa de 10 libras (5 kilos) de carbón y añadiendo liquido para encender, lo encenderemos. Dejaremos quemar unos 20 minutos hasta que esté caliente y blancuzco el carbón. Con la pala haremos un circulo de carbón para que no esté todo debajo del lechón. La grasa que suelta el lechón hará aparecer llamas que pueden quemar la carne. Cubriremos el rabo y las orejas con papel de aluminio o plata. No dejen que se queme el cerdo, dándole vueltas a la vara esporádicamente, aproximadamente cada 10 minutos un cuarto de giro, si tenéis un motor será mejor.

El lechón debe cocinarse lentamente de adentro para fuera. Cada 30 minutos miraremos nuestro carbón y de ser necesario añadiremos más. Acuérdate de rotar el cerdo al menos cada 10 minutos y si deseas añade mas sazón al mismo.

El tiempo de asado varía de 6 a 8 horas y dependerá del tamaño del cerdo y de la temperatura de nuestro asador. Por eso deberemos comenzar a asarlo de 8 a 10 horas antes de consumirlos. Debemos estar pendientes para evitar desastres como que se nos encienda el cerdo o se nos apague el carbón.

Después que nos aseguramos que el lechón está hecho, le dejaremos descansar unos 20 minutos fuera de las brasas antes de empezar a cortar. Esto permite que los jugos se asienten y la carne quede más jugosa.



Colocaremos el lechón sobre la tabla y le quitaremos los alambres y ya podemos proceder a trocearlo utilizando un machete bien amolao (afilado) o un cuchillo carnicero.

Y que mas decirles, acompañarlo con lo que prefieran, arroz con gandules, pasteles de masa o yuca, tostones, amarillos, mofongo ó yuca al ajillo. No se olviden de un buen coquito, unas cervecitas frias y hasta un buen palito de ron cañita.

2 comentarios:

  1. Exquisita receta, ya la probe y nos quedo muy sabrosa! saludos y bendiciones desde mexico!!
    Eugenio Barreiro

    ResponderEliminar
  2. gracias por compartir esa receta del lechon seve muy rico lo hare luego

    ResponderEliminar

Favor de enviarnos su correo electronico (email) de lo contrario no podemos contestar sus dudas.